Connect with us

Cinco sentidos

Castilla y León “la España del asado”

Published

on

Si hay una región que se caracteriza por la carne a las brasas esa es Castilla y León, rica en historia y gastronomía.

Castilla y León “la España del asado”

La faceta más característica de la región son sus asados de cochinillos y corderos. Las jornadas que se dedican al cordero, al cerdo, a la caza, las setas, tomar parte en el ancestral rito de la matanza, o acudir a la Semana Internacional de la Trucha, son solo algunos ejemplos de lo que os decimos.

Pero no solo de caza se vive en esta bella región, también cuenta con muchísimas más propuestas con amplia cantidad de productos gastronómicos. En ninguna otra región se producen tanta cantidad y variedad de legumbes: lubias blancas, pintas, rojas y negras, garbanzos castellanos y pedrosillanos, lentejas variadas, entre las que destacan las de la Armuña, protegida por Denominación de Origen. Se destaca el cocido Maragato, tanto por su particularidad de alterar el orden de los platos como por la composición y el cuidado con que se elabora.

Si os hablamos de pescados, las truchas de León y Zamora son de las mejores en España, aunque no son muy grandes pero si musculosas, lo que le da un excelente sabor.

Entre los embutidos y jamones destaca el botillo, compuesto de espinazo, costillar y rabo de cerdo, y abundante carne adyacente; se embute en el estómago del cerdo y se consume cocido y con patatas en un ritual de exaltación del producto.

Los embutidos y el jamón de Guijuelo y Ledrada, en Salamanca, la morcilla de Burgos, el farinato de Ciudad Rodrigo (Salamanca); las salchichas de Zaratán (Valladolid) y los chorizos de Villarcayo (Burgos) y Cantimpalos (Segovia) son solo una muestra de la amplia variedad de productos derivado de cerdo que podéis desgustar.

También es tierra de palomares como los pichones, rellenos de boletus, asados solos o con una reducción de vino tinto, alternan con las perdices, que a la segoviana resultan excelentes, con las codornices albardadas.

Toda comida se debe acompañar con un buen vino y de ello saben mucho en esta zona: vino rosado de la variedad Cigales, los Bierzo y Ribera del Duero son mayoritariamente tintos de intenso color de rubí y guinda o los Rueda, blancos de color amarillo paja con tonos acerado verdosos o dorados, jóvenes en general.

En su momentos os hablamos de Villoldo en Instagram, fiel representante en Madrid de lo que hemos expuesto en este artículo.

 

Continue Reading
Comments

Lo más leído