Connect with us

Estilo

Conociendo sastrerías: Rig Bespoke

carlossuarez

Published

on

Aprovechando que en esta Semana Santa he venido a pasar unos días a la ciudad que me vio crecer, no dude en intentar entrevistar a una de las personas que me introdujo en este apasionante mundo y de las que le estoy más agradecido por la confianza que ejerció en mí.

Conociendo sastrerías: Rig Bespoke

Por ello, en esta ocasión me encuentro con Juanjo Rig, sastre de Rig Bespoke de La Coruña. Al entrar lo veo, vestido con un traje verde y unos Oxford full-brogue; en la mesa, una tela estirada y marcada con el jaboncillo, que en un futuro sería una teba.

Esta tradicional y a la vez moderna sastrería se sitúa en el corazón de la ciudad de cristal, en una céntrica localización llena de encanto.

Rig Bespoke nace por las ganas de Juanjo de devolver a La Coruña la sastrería en la calle. Como estudiante de ADE, se le da la oportunidad de trabajar en el Corte Ingles, y según me cuenta, ya no salió de allí. Fue una de las generaciones que aprendió en una escuela privada del Corte Ingles, donde tuvo la gran oportunidad de trabajar junto a maestros como Lanza. Para Juanjo esto fue muy importante ya que el aprendizaje que tuvo fue muy práctico.

Según me cuenta, el estudio del cliente es una parte muy importante del proceso de confección de un traje, ya que él siempre quiere aportar una parte psicológica a sus creaciones. Aparte de esto, él tiene clientes muy habituales a los que ya no les hace falta este estudio ya que les lleva vistiendo muchos años. Defiende la idea de vestir personas, y según él, es uno de los secretos de que la cosa funciones. Su equipo de oficiales es fundamental en su sastrería, sin ellos, ningún sastre podría triunfar. Según Juanjo, “yo abrí la puerta, la fiesta la montaron ellos”.

A la hora de hablar de un traje a medida artesanal, para este sastre coruñés hay algo romántico. En el trato con el cliente hay romanticismo, una atención mucho más personalizada donde se acaban creando lazos con los clientes que van mucho más lejos de simplemente vestir a alguien. Cada día en el probador es un examen, examen que admite que ha elegido vivir el resto de su vida.  Cuando se llega a esa magia, pasa a ser una experiencia única para el cliente. De todas formas, cree que la medida industrial es el futuro, el salvador de la sastrería.

Aquí os dejo las respuestas a mis ya ocurrentes preguntas.

¿Cuál es tu visión de la sastrería española a nivel nacional e internacional?

 Juanjo Rig: nos falta creérnoslo un poco. Tanto los ingleses como los italianos han sabido venderse. Nápoles, Saville Row, capitales sartoriales. En España somos más de marcas, digamos que gusta enseñar el logo más que la calidad. Es también muy importante haber introducido la figura de la mujer como Lucia Serrano, la sastrería no es un mundo de hombres, y gracias a ella se deja claro. En España es fundamental la sastrería militar. A nivel nacional estamos en un momento muy bueno, en parte gracias a la Asociación de Sastrería Española.

¿Qué trajes no pueden faltar en el armario de todo hombre?

J.R.: un traje azul marino tres piezas en una lana fría, un gris medio para más diario y un príncipe de gales, no muy marcado, en una franela fina.

¿Qué cualidades ha de tener una persona que quiera dedicarse a la sastrería a nivel profesional?

J.R.: que le tenga cariño y una gran ilusión. Todo lo que tiene esta profesión de bella lo tiene de exigente. Es cierto que hoy en día tiene que haber un equilibrio casi perfecto entre la técnica y la sabiduría en la tienda.

¿Un referente?

J.R.: Luca Rubinacci o Fabio Attanasio. Me intento asemejar mucho a los italianos tanto en lo sartorial como en lo más purista. A nivel sport, también me fijo mucho en José María Lacort. Me inspiro en la escuela napolitana.

¿A que aspiras profesionalmente?

J.R.: a crecer, pero tampoco mucho más, ya que no quiero sobrepasar muchos volúmenes para no perder la magia. Me gustaría enseñarle a alguien todo lo que yo aprendí para el día que yo cuelgue las tijeras.

¿Un consejo de estilo?

J.R.: no abusar de la pequeñez. Nos hemos dejado cautivar en exceso por el   slim-fit, tenemos que volver un poco a nuestros orígenes. Hay que estar más cómodos en el vestir sin perder estilo.

¿Es la moda el enemigo?

J.R.: es un compañero de viaje. Nosotros nos tenemos que nutrir de ella para saber aplicarla. Hay que manejarla.

¿Qué importancia tiene el protocolo hoy en día?

J.R.: lo mismo que te dije con la moda. El protocolo existe, se tiene que utilizar, pero también se tiene que actualizar. Se tiende a abandonar un poco, pero deberíamos inspirarnos más en él. Yo intento aplicar el protocolo en el color.

¿Qué es el lujo?

J.R.: el lujo es el tiempo. En una sociedad en que casi todos nos podemos permitir casi de todo, el problema es que cuando tienes trabajo, lo primero que sacrificas es el tiempo.

Para Juanjo, vestir a medida es más que hacerse un traje, es un hecho que abarca magia y romanticismo.

Continue Reading
Comments

Lo más leído