Mi primera crisis fue la del 92, tenía por aquel entonces 20 años y mi padre era empresario de la construcción, de forma difusa, y mientras estudiaba, aprendí como funcionan los bancos, los pagarés, las letras y lo sencillo que es dejar de pagar, y sobre todo, lo que cuesta, tener voluntad de hacerlo. Lo pasamos mal, y tuve que arrimar el hombro, les aseguro que la obra, las placas de pladur y el frio pesan en alguien que hasta el momento pensaba que el mundo era ese lugar maravilloso donde nada sucede salvo diversión, amigos y sexo.

La siguiente fue la del 1998/2000, esa fue nefasta, acabó con la salud de mis padres, y con mi prometedora carrera en un banco, aprendí en un año, mas que en 10 años estudiando y trabajando, aprendí a sobrevivir, a negociar con un banco, a ponerme corbata de día y un mono de noche, odio la construcción, pero me curtió, de veras que lo hizo, seguro que alguno no se lo creerá, pero un servidor tuvo que aprender como montar Pladur, un tejado y lo peor de todo, hacerlo, como peón o aprendiz, pasando frio, calor, comiendo en una tartera y viajando en una furgoneta de olor nauseabundo. Pero aprendí a dirigir, a controlar el balance de una empresa, descuento de pagarés, negociar quitas, lecciones de vida para simplemente, cuando parecía que sería el nuevo Mario Conde, sobrevivir. Pero esta vez, volvimos a levantar la cabeza, yo volví a mis finanzas, y mi familia a la construcción.

Carpe diem, los maravilloso años 2005,2006,2007,2009 …… ganaba mas dinero del que podía gastar, aprendí lo que era el lujo, gente con dinero que apenas sabía sumar, Porsche cayanne por doquier, restaurantes de 200 euros cabeza… no aprendí nada, era el momento, mi recompensa, deuda, bancos, apalancamiento, riesgos, amigos, amigas, una boda, casa, coches…….. y obviamente, mas fuerte será la caída.

2009 fue un aviso, 2010 la cosa iba en serio, en 2011 se acabó, como los frenos de un Ferrari de 290 a 0 en segundos.

En 2012 se acabaron las reservas y las excusas, no había forma de levantarse con lo hecho hasta el momento, era momento de sentarse, pensar, recapitular, hacer balance y decir, no he aprendido nada, no aprendimos nada, tengo 40 años y no soy rico, soy un gran borrico, fracaso, fracasado….. afortunadamente mi nivel familiar de deuda era razonable, recogí velas, bajé al fondo, ya asumí que podría estar en ese fondo años, pero no siempre. Lo peor de una crisis es no saber ubicarte tras ella, no ser capaz de reinventarte, de luchar por ganar en un mes lo que hace unos años ganabas en día, muchos se alegraron, estaba pagando por mis pecados, mi prepotencia, mi deportivo, mi casa, mi reloj……. La verdad es que no estaba pagando por nada, era consecuencia de una mala gestión, pero la vida siempre te da oportunidades, y había que aprovecharla, estas vivo – hay esperanza.

2012-2016 Años duros, años de depresión, dejadez, de golpes, de pelea desigual donde cada día me daban una soberana paliza, me levantaba y seguía. Ganas de caer, de tirar la toalla, de que os den, de esto no es necesario…… pero seguí aprendiendo y peleando, seguí creyendo en mi, un golpe, una lección. Clases, cursos, grandes amigos, medios, blog, redes sociales, demostrar que no era un tipo que había hecho un curso y pretendía erigirme en Gurú, había estado gestionando millones de euros, ganado 6 cifras, tenía un deportivo…… pero en este mundo era uno mas, un vende humos con cierta coherencia.

4 años, un master de golpes, un curso de vida, un ese es tu sitio hoy, un esto es lo importante, cervezas en un bar de pueblo, comer con 3 euros, y contarnos las penas cada día, pero había salidas, ideas-fracasos, nuevas ideas. Londres, Alemania, golpe – patada. La clave esta en nunca rendirte, creer en uno mismo, y saber que esto era una lección mas, estamos vivos – continuamos luchando.

Ayudas en esos años, las de los que estábamos en una misma situación, y mi madre. NADIE MAS.

Y ahora aquí estoy de nuevo, sin perder la compostura, navegando en una ola de nuevo, pero esta vez con casi 50.

Nueva crisis se nos avecina, esta vez asumiendo que puede volver tocar recibir, donde si he hecho un trabajo de esto es lo que hay, donde estoy preparado para que me den en los morros de nuevo, donde ya no me importa remangarme, donde algunos no tienen ni idea de todo esto que les he contado.

Es curioso, ves a alguien, y te haces una idea de lo que ha sido su vida, de como ha llegado donde está, de como es su vida, de lo fácil que le ha resultado llegar donde está, la envidiamos, la odiamos, y en ocasiones decimos aquello de “porque para ese tío la vida ha sido tan sencilla y para mí tan difícil “. Pues en mi caso, créanme, he estado en los dos sitios, incluso entre los dos sitios, y si hay salud, se puede.

Y no crean que mi discurso es de triunfador, que triunfar no he triunfado, no soy rico, no soy un tipo reconocido por su inteligencia o por su legado. Pero al menos se puede tratar ser feliz por momentos, seguir buscando objetivos, otros obviamente, pero objetivos.

Tengo armario, reloj y cuidado extremo por las cosas buenas, he plantado arboles, escrito multitud de cosas que podrían ser un libro, tenido hijos…… y lo mejor de todo, duermo tranquilo, mi conciencia es una balsa, duermo relativamente bien, y repito, espero a nivel financiero, el próximo golpe.

Si me lo dan, espero volver saber encajar, me acordaré seguro, los golpes duelen, y el dolor se recuerda,  como los olores.

Nunca aprendes lo suficiente, no se ahorrar, soy un caprichoso, pero cada vez debo menos a casi todo el mundo, a mis casi 50, mis deudas casi pagadas, las monetarias y las personales.

Muchos temen esta crisis, o la próxima, que será si me echan, si con 50 no encuentro trabajo, si me quedo en casa con paro y a lo Bardem en los lunes al sol, pues pelear, con 30 o 40 o 50 o 60 ….. si hay salud, su/mi obligación es pelear, no hay mas, no hay otra, pelear.

Y si toca salir al ring, peleen, porque el que no pelea, se rinde, y el que se rinde, acaba limpiando el ring cada noche  imaginando lo fácil que es para los boxeadores vivir así.

92-00-08-16 …. La última fue larga, nos libramos de la del 16 o nos pasamos al 24, o quizá sea de nuevo el 20 ….. ni idea, pero preparado, preparado como el boxeador que sabe que en el próximo combate saldremos a ganar, pero no sin antes recibir.

Y si ya me han dado las palizas que me corresponde en esta vida? , pues preparado para la que me dejará ko, pero esa espero, que sea en el 2070,por optimismo que no quede, esa también la lucharé, no lo duden, pese a ser un hipocondriaco confeso.

 

Leave a comment