Connect with us

Uncategorized

Maestro

Admin

Published

on

Una de mis palabras preferidas

Las lecciones, para los maestros, en mi caso, y en este espacio, solo pretendo poner de manifiesto mis opiniones, con un objetivo, que yo lo lea. Ya saben, ese onanismo intelectual que nada tiene que ver, con el egocentrismo manifiesto de nuestro presidente del gobierno. 

Hoy toca hablar de las diferencias que hay, entre dirigir tu vida a tener, o dirigirla a ser. Hasta los 40 mi vida se dirigía a tener, realmente lo que quería no tenia mayor objetivo que la posesión y puesta en conocimiento de cuanta mas gente, mejor. Quería tener novia, novias, chicas, amantes, estudios, trabajos, dinero, casa, chalet, boda, hijos, viajes………. Pero “quería” no era realmente la palabra, quizá la palabra fuera “querían”, me dejaba la vida por ser lo que otros creen que debía ser, o por lo que yo entendía que debía ser, trabajar 12 horas, viajes interminables y un solo objetivo, acumular objetos para presumir de tenerlos a cualquier precio. 

Llegados los 40, vi la luz, o me hicieron ver la luz, una crisis de 6 años donde tener se convirtió en padecer, donde fumar, beber, comer mal, kilos que nunca se iban, trabajos que nunca habría deseado a mi peor enemigo, aspecto de “el cuarentón del transistor” y la ilusión de un nonagenario con fecha de caducidad, me hicieron tocar fondo y platearme que había hecho mal, que quería hacer, y sobre todo, como quería hacerlo. 

Entendí que tu cuerpo, tu salud, es lo único que tienes de tu propiedad, y es lo único que nadie puede embargarte, tu cuerpo y tu mente claro está, y que estos, deberían ser el objeto de cuidado en las décadas, años o dias que me quedaran de vida, aunque lo había oido miles de veces, pocas personas, he visto que lo pongan en práctica, ni tan siquiera esos tipos que son portada de revistas, lograr el equilibrio entre cuerpo y mente sana, es muy difícil de lograr, forma parte de un todo, y sobre todo se compone de un 75% mente un 25% cuerpo, pero, y en ese proceso me encuentro, never surrender 

Si el cuerpo no funciona, la mente se bloquea, una buena alimentación, algo de deporte, dormir al menos 7 horas, y ayudarse de cualquier complejo vitamínico, son claves, dejar de fumar, beber lo justo y cambiar el chocolate negro, por bollería y guarrería industrial, té ……. Deciros que si esto fuera un LOAD 100%, ahora mismo estaría al 60% de ese proceso, alguien que llevaba 40 años haciendo la vida imposible a su cuerpo y mente, recuperarlo, y a estas edades, cuesta. Si además eres como yo, hipocondriaco nivel 10, ni os cuento. 

La mente es la parte mas complicada, en este caso visualizo de forma recurrente una palabra, onanista, esto lo traduzco con un “o me quiero yo o nadie lo hará, se egoísta” y teniendo en cuenta que mi libertad comienza donde acaba la de los demás, tratar de ser lo mas egoísta posible, trabajando para conseguir que mi cuerpo y mente mejoren cada día , verme mejor, sentirme mejor, definir un camino, y seguirlo, pasear por el, no correr buscando el final. Fácil escribirlo, difícil hacerlo, sigo trabajando por dinero, es lo que tiene tener hijos, tu onanismo esta limitado por tus obligaciones, pero no por tener dos 4, vamos a tirar la mano, poker o full, quizá trio, y ganamos la partida. Aquí estoy al 45%, arrastro frustración, stress y miedo de los pasados años, aquellos donde me di cuenta de que el fondo esta lleno de fango y que allí no hay nadie que te ayude, que salir es muy complicado, y que los únicos que te encuentras, son personas en tu misma o peor situación, por lo tanto la linea que separa el fracaso del éxito, es tan fina, y el recuerdo del pozo, tan reciente, que conseguir el equilibrio cuesta. 

Bien, si no empezamos, si no lo intentamos, no sabemos si será posible, en mi caso he progresado adecuadamente, me veo mejor, estoy mejor, y si no fuera porque los años pasan, y hay que aceptar que el motor y carrocería se van desgastando, envejecería con mas dignidad. 

Afortunadamente hay cosas, que frente a gente de 40/50, he asumido, que no tengo 25, ni quiero, que al genero femenino, me basta con admirarlo, que quiero envejecer, y lo quiero hacer con dignidad, que no es una lucha, es un honor, que lo material es relativo, que las experiencias, los recuerdos, son para siempre. Que no reniego ni renuncio del pasado, aprendo, que no se si me quedan dias, años o décadas, pero que debo disfrutarlas, que toca la cuesta arriba, perder a seres queridos, visitar al medico con mas asiduidad, y aceptar que 50 años no son nada. 

Cultivar el intelecto y el cuerpo, pero sabiendo que somos ya carrocería de vehículo clásico, y que ni quiero ni pretendo ser un coche última generación, que no pienso poner un navegador a un DB5, ni xenon, ni un motor de 700 cv, que el encanto del DB5 reside en que es un clásico, y que enamora por ser lo que es, no por ser lo que no es. 

Que me tengo que querer a mi, o difícilmente podré querer al resto, y la vida es aquello que sucede mientras perdemos el tiempo tratando de vivir otra diferente. Escribir como hago yo, ayuda, es una forma de confesión pública, de desahogo, de obligación. 

Espero año tras año ir completando la barra de estado, llegar al 100%, al menos al 85%, no pretendo ser ejemplo de nada, ni influencer, ni embajador, como digo, simplemente obligarme y “retratarme”. 

Consejo, nunca es tarde, ojalá me hubiera dado cuenta a los 30, pero fue a los 42, me alegraré a los 52 y contento a los 46, el primer objetivo, conseguido, hace tiempo que me veo bien, y me importa poco que los demás me vean bien, es mas, me importa nada, y eso es un gran comienzo, una gran ventaja, uno de los principales objetivos, que te importe poco lo que piensen los demás, mi siguiente objetivo, que mi medico (el día que tenga uno) se sienta orgulloso. 

A nivel intelectual y de trabajo, si necesito cierta aprobación, pero cierta, no toda, y aquí estoy a años luz de mejorar mi escritura y dicción, pero no por eso dejaré de escribir y de dirigir un programa de radio, tampoco aprender, la radio me ha enseñado y enseña mucho, la gente, las personas, y leer, leo y aprendo, cada día, porque se que estoy a años luz de saber algo, menos aún de ser capaz de enseñar algo, pero espero algún día poder hacerlo, en este caso, sueño con una maestría, con ser maestro. 


Continue Reading
Comments

Lo más leído