Connect with us

Viajes Estilo y Finanzas

MILAN

Fernando Tomas

Published

on

ESCUCHA EL PODCAST PINCHANDO AQUÍ

Un viajero sin capacidad

de observar es como

un pájaro sin alas”

Moslih Eddin Saadi

Poeta persa medieval

Milán, dolce farniente

El tan reconocido dolce farniente italiano tiene mucho que ver con la cosmopolita ciudad de Milán y sus habitantes son fiel reflejo de ello. Es un lujo para los sentidos donde el arte, la cultura, la gastronomía, la moda y las tendencias surgen en cada esquina. 

Hoteles que son toda una oda al diseño, tiendas de firmas de moda con el lujo más extremo, restaurantes con mucho encanto, galerías y palacios donde nos quedaríamos a vivir, moda y diseño en cada rincón mires donde mires y donde la sobriedad de Armani y Prada marida a la perfección con la opulencia de Versa o Dolce & Gabbana. Esto es Milán una ciudad hedonista pero acogedora por tradición. Hoy vamos a descubrirla de la mano de Viajes El CorteInglés  y además al volante de un Maserati.

Como es habitual en Estilo y Finanzas siempre os recomendamos elegir un buen hotel situado en el centro de la ciudad para así poder aprovechar mucho más el tiempo de nuestra “escapada a la milanesa” durante 48 horas intensas.

Lo primero es conocer los imprescindibles. Vamos a comenzar nuestra visita en la Piazza del Duomo, gran plaza y lugar preferido por los milaneses para pasear. Aquí se encuentra el monumento más emblemático de Milán, Il Duomo, la impresionante Catedral de Milánpor su tamaño una de las más grandes del mundo con cinco naves (puede albergar hasta 40.000 personas en su interior) y es una mezcla de estilos arquitectónicos. Gótico, neoclásico y neogótico son los estilos que podremos ver en esta catedral construida en ladrillo y mármol, de ahí su color blanco.

Sorprende que entre el inicio de la construcción y su finalización transcurrieron 579 años (del 1386 al 1965) en que arquitectos franceses tuvieron el principal protagonismo e incluso Leonardo da Vinci colaboró con algunas propuestas para el cimborrio, que finalmente no se llevaron a cabo. Aparte de su imponente fachada a mi me encantan los grandes ventanales del ábside (1470) y el interior de la gran cúpula con quince estatuas que representan a santos y profetas. Se puede visitar tanto la cúpula  como la azotea con impresionantes vistas de la ciudad y los Alpes. No dejes de subir.

Después de visitar la catedral te recomendamos dar un paseo por la Piazza del Duomo y desde el centro de esta contemplar la belleza de todo su entorno. Saluda a la estatua ecuestre en bronce del rey Vittorio Emanuelle y pon rumbo hasta la cercana Galería Vittorio Emanuelle y antes de pasar a contemplar sus tentadores escaparates vamos a detenernos para apreciar la riqueza arquitectónica de esta famosa galería, un edificio formado por dos arcadas con bóveda de vidrio que se cruzan formando un octágono, que conecta la Piazza del Duomo con la Piazza della Scala. Construidas entre el 1865 y 1877 nos recuerdan a otras muchas galerías de ciudades europeas como Nápoles, Londres, Bruselas, San Petersburgo…

En el interior de la galería, de cuatro alturas, nos encontramos con míticos cafés y pasticceria, como la Pasticceria Marchesi (1824), el Caffé Biffi (no confundamos con Wifi), restaurantes, joyerías e importantes firmas de lujo como: Gucci, Etro, Dolce & Gabbana, Cavalli, Armani… que nos tientan a comprar con unos escaparates de ensueño. ¡Preparemos la cartera y a practicar nuestro deporte favorito: el shopping!

Y ya que estamos cerca nos vamos a acercar al Teatro alla Escala, la ópera de Milán, cuyo edificio es un tributo a la música y orgullo de los milaneses desde su inauguración en 1778, por supuesto un referente para todo amante de la ópera por su perfecta acústica y la belleza de su platea. La Scala mantuvo siempre una relación muy especial con Giuseppe Verdi,compositor de origen milanés, aunque durante una época se alejó de este teatro pues decía que su orquesta modificaba su música. Su ópera Nabucco se estrenó en La Scala en marzo de 1842.

Ya que estamos en el centro de la ciudad, vamos a continuar haciendo unas compritas y nada mejor que hacerlo en el denominado Cuadrilátero de Oro, ese conjunto de calles adoquinadas donde se concentran la mayor parte de firmas de lujo. En este cuadrilátero de la moda, enmarcado por las calles o vías Della Spiga, Manzoni y Monte Napoleone, se respira lujo y hedonismo. Cuida tu “outfit” y lánzate a un mundo de lujo y glamour.

Vamos a dejar las compras y nos ponemos en “modo arte” ávidos de comocer una de las obras más famosas del maestro Leonardo Da Vinci, nos referimos al mural de La Última Cenaque se encuentra en la iglesia de Santa María delle Grazie. La pintura, que representa la última cena entre Jesús y sus discípulos, fue realizada por encargo del duque Ludovico Sforza, tiene un considerable tamaño 8,8 x 4,6 metros y está pintado sobre la propia pared del refectorio del convento. Ha servido de influencia de grandes películas que han reflejado leyendas y simbologías en una de las imágenes más copiadas del mundo y uno de los mejores exponentes del Renacimiento. Necesario comprar la entrada a través de la web. 

Pero para los amantes de las bellas artes, Milán esconde otras joyas de gran valor como son la Pinacoteca Ambrosiana, que debe su nombre al santo patrón de la ciudad, San Ambrosio. Alberga una gran colección de obras de los maestros italianos del Renacimiento y Barroco con obras de Tinttoreto, Tiziano, Botticelli, Caravaggio y como no podría falta también de Leonardo da Vinci. También forma parte del gran espacio cultural la Biblioteca Ambrosiana, fundada en 1607 por el Cardenal Federico Borromeo guarda libros y manuscritos de gran valor, destacan de estos últimos los de Leonardo da Vinci.

Otro encantador lugar de Milán es la Piazza del Mercanti, plaza que mantiene intacto su carácter medieval y costumbrista. Es pequeña y con mucho encanto entre dos edificios históricos como la Loggia de Osii y el Palazzo della Ragione.

Y como en “Estilo y Finanzas” siempre queremos ofreceros la última actualidad os acercamos a una importante exposición que se está celebrando en el Palazzo Giureconsulti de Milán desde el pasado 15 de noviembre y que estará hasta el 31 de diciembre. Nos referimos a “In Goude we trust” donde se exponen creacciones del fotografo, diseñador, ilustrador y creador de imágenes, Jean-Paul Goude (79 años) que ha trabajado para grandes marcas como Kodak, Perrier, Citroen… y sobre todo para la Maison Chanel, trabajo por el que es más reconocido ya que ha sido el creador de las campañas más importantes de la Maison. Su cámara inmortalizó a grandes modelos como Grace Jones (pareja de Goude), Vanessa Paradis y Carole Buquet, a quien transformó en Marilyn Monroe para una campaña del perfume Chanel nº 5. La exposición la podíamos definitiva como un viaje creativo de los últimos 30 años de la Maison Chanel.

Un tranvía ´milanés´ llamado deseo

Si, en Milán al igual que en otras ciudades europeas como Lisboa, Viena… hay tranvías. Una forma nostálgica de conocer la ciudad es subirse a uno de ellos, relajarse y comenzar a sentir baches que nos ayudarán a viajar en el tiempo. 

En Milán hay 17 líneas de tranvías, pero son los de las líneas 1 y la 5 los que se conservan como antaño, no han sido renovados, y su imagen amarilla son todo un símbolo de la ciudad. Un recorrido a bordo te hará conocer otra visión de Milán.

¿Canales en Milán?

Pues si, no son como los canales de Venecia pero Milán también tuvo muchos canales de los que hoy solo se conservan dos y pasear por ellos nos acercan a un fiel reflejo costumbrista de la ciudad milanesa. Milán, que se vanagloria de convertir en tendencia todo aquello que imagina y trabaja, desde hace unos cuantos años ha convertido en esta zona de canales llamada “Navigli” en uno de los lugares más trendy, perfecto para pasear y perderse curioseando entre sus tiendas, anticuarios y restaurantes.

Otro zona con encanto es el Barrio de Brera donde existen muchos espacios alternativos para aquellos que buscan las últimas tendencias y objetos que no pensaban en comprar hasta que los ven. En esa zona también se encuentra la Pinacoteca de Brera con una gran colección de arte italiano de temática religiosa. 

¿Hace un capuchino o un espresso?

En Milán tomar un buen café es casí una religión logrando que un espresso sea un éxtasis de sabores y matices, que un capuchino bien servido sea toda una catarsis. Así que para las almas nómadas que visitamos Milán lo mejor es fijarse aquellos lugares donde los milaneses acuden a rendir culto al café, pero hasta que puedas descubrir esos templos de placer te vamos a dar algunas pistas de donde acudir. La Pasticceria Marchesi (1824) situada en la misma Gallería Vittorio Emanuelle, aunque en la ciudad tienes dos locales más, y también otros clásicos como Café Sforzesco, el Bastianello…

Los grandes de la moda también se han subido al carro de los cafés y han abierto cafés Armani, Gucci y Trussardi. Otro grande, que pertenece al gran emporio del lujo LVMH Group, es la Pasticceria Cova en Vía Monte Napoleone, fundada en 1817 cerca de La Scala y a donde acudían con frecuencia Puccini y Verdi. A lo mejor algunas de sus grandes óperas se pensaron en este lugar.

¡No solo de pizza o lasaña vive el milanés!

No todo es pizza o lasaña en Milán como podrás comprobar durante tu visita, aunque hay que reconocer que la pizza aquí tiene un sabor muy especial. La oferta gastronómica es fantástica, no solo por sus especialidades sino por los acogedores restaurantes cuya puesta en escena cautiva y seduce.

Algunos referentes son la Antica Trattoria della Pesa con platos basados en productos locales y otro clásico es el restaurante Don Carlo. Risottos a la milanesa aderezados con azafrán, pizzas de masa madre artesana de larga fermentación, lasañas y otros ricos manjares que te harán alcanzar un éxtasis culinario que luego deberás relajar caminando por la ciudad. 

Y si tu opción es cenar con estrella (eso si Michelin) también podrás calmar tu voracidad gourmet en varios restaurantes con estrellas: Vun, Seta – en el patio del hotel Mandarin Oriental – y Gracco, ahora ubicado dentro de la mismisíma Galleria Vittorio Emanuelle con una decoración que sorprende. Y uno de mis favoritos es el restaurante Torre, situado en las plantas sexta y séptima de la Torre de la Fundación Prada con unas espectaculares vistas de la ciudad, un espacio decorado con un gusto exquisito, con obras de arte y muebles de diseño. Su carta es un homenaje a la cocina clásica italiana pero, como es de esperar, con toques vanguardistas. La carta no te la vamos a descubrir hoy aquí, así como estamos en un programa en el que hablamos de “estilo y finanzas” prepara la cartera y reserva mesa en Torre, y si es con buenas vistas mejor.

¡Es hora del apertivi!

En Milán el aperitivo no es como en España antes del almuerzo sino que la hora del “aperitivi” es para unir la tarde y la noche, y no tomarlo puede convertirse en “pecado”. Así que como no te queremos convertir en un pecador te vamos a decir varias opciones para disfrutar del aperitivi milanés y sí, vamos a elegir las propuestas más chic. Lugares como el bar del hotel Armani o del hotel Bulgari en los que vivirás toda una experencia sensorial, o los grandes clásicos como Bar Basso, el Mag Café o Rita & Cocktails son perfectos.

Y ahora una sugerencia: si tienes posibilidad de ampliar tu viaje por dos días más, y aprovechando que tenemos a mano un fantástico automóvil Maserati nos vamos a perdernos al Lago de Como, uno de los lugares más encantadores de la Lombardia cercano a Milán y de los más profundos de Europa. A sus orillas lugares alpinos que parecen de cuentos de hadas, mansiones, villas y hoteles de los que no saldríamos nunca salvo en dos circustancias: que nos invitará a cenar George Clooney a su Villa Oleandra o a pasear a bordo de una Riva, que como sabéis por programas anteriores no es una maravillosa mujer de nombre Riva (ya nos gustaría) sino una lancha/barco de diseño lujoso y sinuoso. Una Riva es el maridaje perfecto para nuestro Maserati. ¡Abróchate el cinturón nos vamos!

—————————————————-

Continue Reading
Comments

Lo más leído